Cómo lavar un edredón nórdico de plumas 2021

Usar edredón nórdico de plumas en nuestras camas durante noches frías es algo que a todos nos gusta hacer. Pero, cuando este necesita lavarse, son muy pocos los que saben cómo se ha de llevar a cabo su limpieza de manera correcta.  Es por ello, que te traemos este post en el que podrás aprender cómo lavar un nórdico de plumas de las mejores maneras, las cuales son, a su vez, bastante sencillas.

Entre las razones por las que las personas les encantan usar edredones nórdicos de plumas, y más durante la época fría del año, se encuentran la calidez que brindan, así como lo ligeros y transpirables que son. Sin olvidar mencionar, lo sencillo que es mantenerlos en excelente estado y lo fácil que son de tender sobra las camas.

Ahora bien, limpiarlos es algo realmente sencillo, solo se debe tener cuidado con ciertos aspectos que te detallaremos más adelante a lo largo de este post. Por otro lado, te adelantamos que también te daremos algunos muy útiles consejos para mantener tu nórdico de plumas en buen estado durante mucho más tiempo, lo que ayudará a evitar posibles afecciones respiratorias producto del polvo que se puede acumular entre las plumas del mismo.

Cada cuánto y cómo se debe lavar un edredón nórdico de plumas

Antes de saber cómo lavar un edredón nórdico de plumas, debes identificar y cerciorarte de qué tipo de edredón nórdico posees, pues no hay un único tipo de relleno para los edredones. De hecho, existen dos: aquellos rellenos con fibras sintéticas y los rellenos con plumas, que son en los que enfocamos este post. La importancia de esto, radica en el hecho de que, dependiendo del relleno, los cuidados son distintos.

Un edredón nórdico relleno de plumas, a diferencia del de fibras sintéticas, no necesite ser lavado con tanta regularidad. Es más, lo recomendable es que se lave, máximo, una vez por año, e inclusive cada dos años. No cumplir con esto es un error grave que puede llegar a dañarle. Te sugerimos que la limpieza se haga justo antes de guardarle por la llegada de la época calurosa.

Para extender el tiempo sin necesidad de lavado, se recomienda cubrir el edredón de plumas con una funda nórdica, la cual actúa como una capa extra protectora frente a suciedades, sudores y manchas. Dicha funda, sí puede ser lavada de manera regular, cuando se considere necesario (por lo general, semanalmente).

Cómo lavar un nórdico de plumas en una lavadora

Para lavar un edredón nórdico de plumas en una lavadora, debes tener cuidado con varios factores, tal y como te hemos mencionado anteriormente. Pero no te preocupes, pues tan solo necesitas seguir los pasos que te presentamos a continuación para hacer una correcta y excelente limpieza, libre de errores:

1.- Verifica que no existan fugas de relleno

Lo primero que debes hacer, antes de llevar tu nórdico de plumas a la lavadora, es verificar que este no posea algún descosido por el cual se fugue su relleno. De existir, busca ayuda de un costurero o procede a enmendarlas por tu cuenta, con ayuda de un hilo y una aguja.

2.- Consigue una lavadora lo bastante grande en la que entre el edredón sin problema

Lo siguiente es que revises si la lavadora que tienes en casa tiene la capacidad suficiente para soportar el tamaño del edredón que vayas a lavar. Esto variará dependiendo de si el nórdico de plumas es de una cama individual o si es de una matrimonial. Así que, el límite de carga necesario en la lavadora, puede ir desde los 6 kg, hasta los 9 o 10 kg.

Sabrás que tu lavadora puede lavar sin problemas el edredón, si al meterlo en esta, sobra algo de espacio en el tambor. Dicho espacio es necesario para que el nórdico tenga cierta libertad de movimiento, con el que podrá lavarse correctamente y sin daños en este ni en la lavadora. De no ser así, lo mejor es que lo lleves a una lavandería, que posea equipos industriales de superior capacidad. Otra opción sería llevar el edredón a una tintorería, la cual te brindará el más profesional de los resultados, pero a un mayor coste monetario.

3.- Revisa y respeta las indicaciones dadas por el fabricante del edredón

Es de gran importancia que antes de empezar a lavar tu edredón en la lavadora, revises la etiqueta con las indicaciones de lavado dadas por el fabricante. En esta podrás encontrar información como el ciclo y la temperatura adecuada para el lavado, además del tipo de detergente que puede ser empleado, entre otros datos.

En caso de que no encuentres las indicaciones o si tienes dudas sobre las mismas, sigue nuestras recomendaciones:

Primero que nada, lo mejor es que uses un detergente suave. Ni se te ocurra usar alguno con lejía u otros componentes fuertes, que solo acabarán dañando tu edredón. De igual manera, desiste del uso de algún suavizante.

Un estupendo truco para lavar uniformemente el edredón nórdico de plumas en su totalidad, consiste en incorporar a la lavadora una mezcla con el detergente bien diluido en agua.

Con respecto al programa que vayas a elegir en la lavadora, sin duda lo mejor es usar aquel especial para prendas o materiales delicados. A su vez, deberás asegurarte de elegir una temperatura que no sobrepase los 50°C, en otras palabras, una temperatura media. O una temperatura baja, si no quieres correr riesgos.

Asimismo, escoge bajas revoluciones para el centrifugado, el cual es vital que sea suave.

Para que el relleno del edredón quede bien repartido, una muy buena idea es incorporar de dos a tres pelotas de tenis, envueltas cada una en un calcetín en la lavadora junto al nórdico de plumas.

Adicionalmente, una excelente manera de asegurarse de que no queden residuos de detergente en el nórdico de plumas, es realizando hasta dos ciclos de aclarado adicionales, con por supuesto un centrifugado de baja intensidad.

Cómo lavar un nórdico de plumas a mano

Es común darse cuenta de que el edredón nórdico de plumas es demasiado grande para alguna de las lavadoras domésticas y esta posibilidad aumenta al tratarse de los edredones de camas matrimoniales. En caso de que no esté en tus posibilidades llevarlo a una lavandería, no hay problema, es posible lavarlo en la bañera. Debes tener en cuenta de que esta forma lleva mucho esfuerzo y tiempo, pero te diremos cómo hacerlo a continuación:

Primero debes asegurarte de que la superficie de la bañera se encuentre totalmente limpia. Después, llena la bañera con agua lo más templada posible; esta debe cubrir el edredón. Usa siempre un detergente o jabón que sea suave con las telas. Echa el suficiente para que no se haga demasiada espuma al lavarlo.

Mueve el edredón nórdico de plumas lo suficiente en el agua para que el jabón actúe sobre la tela, cada 15 minutos. Puedes hacerlo unas tres veces. Después de este proceso, sumerge de nuevo el edredón en agua para deshacerte del jabón. Empuja levemente el mismo para quitar las bolsas de aire que se llegasen a formar.

Para finalizar retira el agua y empieza a escurrir el edredón contra la parte inferior de la bañera. Llena de nuevo la bañera con agua y luego retírala, para volver a escurrir. Repite el proceso hasta que el agua del edredón salga cristalina y sin rastros de jabón.

Cuando tu edredón nórdico de plumas se encuentre limpio y seco, podrás colocarlo en tu cama de nuevo o guardarlo.

Cómo secar un edredón nórdico de plumas después de lavarlo

Una vez que tu edredón se encuentre ya limpio y sea el momento de secarlo, podrás decidir entre secarlo al aire libre o con una secadora, en caso de que poseas una. Cabe mencionar que, si notas que tu edredón se ve más liso, sin ese aspecto esponjoso que tanto le caracteriza, no tienes de que preocuparte, es algo completamente normal.

Si tu edredón es de color blanco, te darás cuenta de que se puede observar el relleno que posee en su interior. De hecho, lograrás notar el color pardo de las plumas que le rellenan, aunque también pueden ser grisáceas. Esto sucede cuando el edredón aún se encuentra mojado. No será permanente: una vez que el edredón esté seco, no verás más las plumas que posee de relleno.

En la secadora

Si optaste por usar secadora, entonces debes estar realmente alerta de la temperatura que la misma tendrá al momento de secar el edredón. Lo mejor es que evites usar una temperatura elevada cuando lo coloques a secar. Puedes colocar en su lugar una temperatura media. Si la secadora posee alguna modalidad para plumas, mejor.

Es común escuchar que, para evitar el empalme del edredón, coloques unas dos o tres pelotas de tenis junto al mismo, tal y como te indicamos en la sección del lavado en lavadora.

Ten en cuenta que para que no se multipliquen las bacterias o algún otro microorganismo que utilice los ambientes húmedos para reproducirse, el edredón debe estar completamente seco antes de colocarlo de nuevo o guardarlo.

Secado al aire libre o al sol

Si tienes la posibilidad de secar tu edredón al aire libre, hazlo. Esta manera de hacerlo es mucho más respetuosa con el planeta, además de segura para que el relleno de tu edredón nórdico de plumas mantenga las mismas propiedades intactas. Ciertamente el proceso de secado dura más tiempo, pero, si te lo puedes permitir, es mejor que esta sea tu opción número uno.

Lo mejor es que al colocar tu edredón a secar al aire libre, se coloque en un tendedero vacío y con una gran medida de ancho. Esto evitara los espacios húmedos en tu edredón, lo cual le da un olor fatal. Es importante también que sus extremos inferiores no toquen el suelo ya que el edredón, estando húmedo, puede mancharse con mayor facilidad. Colócalo siempre lo más estirado posible, ya que el relleno puede irse a alguno de los extremos y de esta manera el edredón pierde su forma homogénea.

Échale un vistazo cada vez que puedas, sacude el edredón un poco para ayudar a que las plumas de relleno se mantengan homogéneas.

No lo coloques en un tendedero que sea en línea, a menos que le llegue de forma directa el sol o que el clima sea caluroso, aunque esto no es tan recomendable ya que podrían surgir manchas en el edredón. Esta recomendación se basa en que, si estas condiciones existen, entonces el tiempo de secado será mayor, por lo que puede aparecer moho en el tejido al estar tanto tiempo húmedo.

Cómo mantengo un nórdico de plumas en perfecto estado

Mantener un nórdico de plumas en perfecto estado es lo mejor para mantener la vida útil del mismo. Además de ello, si se cuida, no necesitará lavarse con tanta asiduidad.

Para cuidarlo se recomienda siempre usar una funda nórdica encima, para que no se filtre el polvo en el edredón nórdico. Se debe tener en cuenta que cada semana la funda debe ser lavada, pero su uso mantendrá limpio el relleno del nórdico y de esta manera no se lavará con tanta frecuencia y no se dañará a corto plazo.

En caso de que no poseas funda nórdica, puedes optar por sacudirlo a menudo. De esta manera oxigenas su parte interna y las plumas se separarán, otorgándole así un aspecto más esponjoso al edredón nórdico.

Colocar el mismo a airearse es recomendable, también, ya que así se evita la humedad en el mismo y también se protege de malos olores. De esta manera no tendrás que lavarlo con tanta frecuencia.

A la hora de guardarlo en el armario, ya que ha llegado la temporada de calor, debes colocarlo dentro de su funda original o, si no se posee, colocarlo en una funda de algodón. De esta manera las plumas no se ensuciarán con el cúmulo de polvo.

Deja un comentario